viernes, 10 de junio de 2011

Un día de caza

Hoy me he levantado temprano, me he duchado, me he vestido y me he ido a desayunar he vajado por la escalera de caracol de mi palacio y me he apossentado a la messa, en una safata había unas tostadas crojientes y sabrosas, con finas lonchas de jamón Iberico por encima, con un café y un trozo de bizcocho recien hecho.
Cuando el mozo de cuadra me ha preparado el caballo y me lo ha dejado listo para ir a cazar he cojido mi escopeta con tiros de recambio y me he dirijido hacia el bosque para ir a cazar, allí he cazado unas cuantas perdices y unas cuantas liebres.
Cuando he vuelto a palacio, tenia la mesa puesta ya preparada para sentarme y empezar el primer plato,pero antes me veví dos vasos de agua estaba desidratado.
Cuando acabe fuy a enviarle una carta a mi valido el conde duque de Olivares para reunirme mañana con él para hablar sobre asuntos de cobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario